Argentina: se presentó una insulina que se adapta a las necesidades de cada paciente

Publicado el 20 de julio de 2020


Las personas con diabetes deben cumplir medidas de autocuidado: llevar una nutrición saludable es parte importante del manejo de esta enfermedad, sabiendo qué comer y cuándo hacerlo, porque cada alimento afecta de manera diferente los niveles de glucosa en sangre. Además, la realización de actividad física con regularidad es esencial para el control de la glucemia. La adherencia al tratamiento es clave para un buen manejo de la enfermedad y prevenir complicaciones a largo plazo. Particularmente, en los casos en que el tratamiento incluye la administración de insulina, la multiplicidad de inyecciones diarias, el cambio frecuente de lapicera o el dolor tras la aplicación, son factores que pueden afectar la adherencia.

Una nueva presentación de insulina de 200 U/ml conserva las propiedades y el perfil de seguridad de insulina de 100 U/ml, conteniendo una dosis concentrada en volúmenes reducidos, en una lapicera prellenada que administra hasta 160 unidades de insulina en una sola inyección.

1 de cada 3 personas con diabetes requiere una dosis elevada de insulina basal en cada aplicación. Para este grupo, una insulina concentrada como degludec 200 U/ml facilita la inyección, disminuye los reportes de dolor localizado y evita desdoblar la dosis, reduciendo el número de inyecciones.

El cuidado de los sitios de aplicación de la insulina, así como la técnica de la inyección son fundamentales para el manejo del control de la glucosa; la posibilidad de administrar la dosis de insulina necesaria en menor volumen ayudaría a preservar el tejido celular subcutáneo y evitar complicaciones relacionadas.“La administración de elevados volúmenes de insulina puede hacer algo más dificultosa la aplicación, con riesgo de causar molestia o dolor en el sitio de inyección y requerir más fuerza o destreza. Esta insulina concentrada en menor volumen viene a mejorar específicamente este aspecto, ganando en comodidad para los pacientes, con la misma eficacia terapéutica, lo que podría inclusive contribuir a una mejor adherencia al tratamiento”, sostuvo el doctor Félix Puchulu, jefe de la División Diabetología del Hospital de Clínicas “José de San Martín”.

“El tratamiento de la diabetes es cada vez más personalizado, ajustando las dosis de insulina de acuerdo con el peso, edad, necesidades y objetivos terapéuticos de cada persona, realizando modificaciones a partir del seguimiento que se hace de los resultados que se van obteniendo en el manejo de la enfermedad. En este sentido, es muy útil la llegada de nuevas insulinas que se puedan adaptar a las necesidades individuales de los pacientes”, agregó el especialista.

Se trata de una insulina basal que se administra una vez al día y ofrece una duración de acción de más de 42 horas con un efecto estable y continuado en la disminución de la glucosa. En los ensayos clínicos, condujo a una efectiva reducción de los niveles de HbA1c y mostró un riesgo más bajo de hipoglucemia en estudios en comparación con insulina glargina U100.

También ofrece una variabilidad día a día más baja en el efecto de disminución de los niveles de glucosa frente a insulina glargina U100 e insulina glargina U300. Asimismo, ha demostrado seguridad cardiovascular en pacientes con DM2 y alto riesgo cardiovascular. Degludec recibió su primera aprobación regulatoria en septiembre de 2012 y, desde entonces, ha sido aprobada en más de 80 países en todo el mundo. Ahora está disponible en más de 61 países.

La formulación supone una nueva alternativa terapéutica en aquellos pacientes con diabetes que requieren dosis altas de insulina, permitiendo administrar la dosis de insulina que requieran (hasta 160 U) en una sola inyección en lugar de en múltiples inyecciones, así como en pacientes donde el dolor en el sitio de inyección o la preservación del tejido celular subcutáneo constituyan una barrera para la insulinización.

eLearning | Posgrados 2020