Baja la mortalidad coronaria pero aumentan las muertes por diabetes y obesidad

Publicado el 16 de octubre de 2019


En los últimos años, los nuevos tratamientos médicos y el control de factores de riesgo como la hipertensión, el colesterol elevado y el tabaquismo contribuyeron a disminuir la mortalidad cardiovascular de origen coronario.

Pero otros factores de riesgo como la diabetes, la obesidad y el sedentarismo, a los que los expertos en salud no dudaron en calificarlos como una epidemia de este siglo, no paran de crecer.

Eso se vio reflejado en el último estudio IMPACT, a presentarse en el 45° Congreso Argentino de Cardiología, que analizó las tasas de mortalidad cardiovascular de origen coronario de los argentinos mayores de 25 años entre 1995 y 2010 mediante un modelo epidemiológico computarizado que toma en cuenta las modificaciones en los principales factores de riesgo y el avance de los tratamientos médicos y quirúrgicos con eficacia demostrada.

Las conclusiones del IMPACT son una de las mayores novedades este año en el congreso cardiológico, ya que refleja que las tasas ajustadas de mortalidad cardiovascular por causa coronaria descendieron un 29,8%, disminución que la investigación atribuyó en un 49,9% a las mejoras en los tratamientos médicos y en un 32,9% a un mayor control de factores de riesgo como la hipertensión arterial, el colesterol elevado y el tabaquismo, mientras que el 17,2% restante no pudo ser explicado por el modelo.

Sin embargo, frente a esa alentadora disminución, en contrapartida se encontró un incremento de muertes debido al aumento de otras condiciones como la diabetes, la obesidad y el sedentarismo. El programa asignó a estos factores una contribución en la mortalidad de un 9,4% para la diabetes, un 6,9% para la obesidad y un 5% al sedentarismo.

eLearning | Posgrados 2019