Chile, México y Argentina presentan un alto consumo de productos procesados

Publicado el 30 de octubre de 2019


No deberían formar parte de la alimentación diaria porque su consumo en exceso daña la salud al aumentar el riesgo de sobrepeso, obesidad, diabetes e hipertensión, entre otras enfermedades. Pese a eso, los ultraprocesados ganan cada vez más terreno en la mesa familiar, en alacenas, heladeras y en las mochilas de los chicos desplazando a los alimentos frescos o mínimamente procesados y a las comidas caseras. Un informe de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) advierte por el "preocupante avance" de estos productos en la región, que en Argentina ya aportan más de un cuarto de la energía diaria recomendada, con galletitas y gaseosas a la cabeza.

El informe muestra que las ventas de ultraprocesados subieron 8,3%, de 408 a 441 kilocalorías (kcal) por día/por persona entre 2009 y 2014 (último año para el que se contaba con datos de Euromonitor), y se prevé que aumentarán 9,2%, hasta 482 kcal en 2019 en promedio en la región, de acuerdo a las proyecciones realizadas en base a datos de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Perú y Venezuela.

Con casi 500 kilocalorías diarias aportadas por este tipo de productos, Argentina se encuentra en tercer lugar detrás de Chile (700 kcal aprox.) y México (por encima de las 500 kcal). En nuestro país, más de la mitad proviene de las galletitas -que representaban en 2014 el 31,4% de la energía alimentaria de todas las ventas de productos ultraprocesados- y las gaseosas azucaradas (25%). En el top ten les siguen los caramelos (8,9%), los yogures endulzados con aromatizantes (6%), tortas, pasteles y postres (5,6%), panes industriales (5,3%), salsas y aderezos (3,9%), jugos y bebidas endulzados (3,9%), snacks dulces y salados (1,9%) y bebidas lácteas con aromatizantes (1,7%).

Si se toma como parámetro una dieta de 2.000 kcal para un adulto con un nivel de actividad estándar, sólo galletitas y gaseosas contribuyen al 15% del total. "Se calcula que del conjunto de alimentos que consumimos, el 70% está proviniendo de alimentos con poco procesamiento y alrededor del 30% de ultraprocesados. El gran motor de la epidemia de obesidad y sobrepeso no es que la gente se deseducó y está boicoteando su salud sumando calorías, sino que el consumo de productos ultraprocesados ha aumentado y sigue aumentando", señala en diálogo con Clarín Sebastián Laspiur, consultor de OPS Argentina en el área de enfermedades no transmisibles.

eLearning | Posgrados 2019
Práctica Basada en la Evidencia para Profesionales Sanitarios
Academia Española de Nutrición y Dietética

Práctica Basada en la Evidencia

ÚLTIMOS DIAS | CLICK AQUÍ