Desayunar mal podría afectar a la salud cardiovascular en la infancia

Publicado el 16 de octubre de 2018


Las autoras del artículo, publicado en la revista 'Nutrients', observaron que aquellos menores que consumían desayunos con peor calidad nutricional y mayor densidad energética (entendida como más cantidad de calorías por gramos de alimento) tenían mayores niveles de colesterol y de ácido úrico y una mayor resistencia a la insulina. Las investigadoras concluyen que los programas de educación nutricional para mejorar la salud cardiovascular de la población pediátrica deberían incluir recomendaciones específicas dirigidas a disminuir el consumo de alimentos de alta densidad energética en esa primera comida del día.

La calidad de la primera comida del día ha sido la temática de este trabajo de investigación. Se evaluaron los hábitos dietéticos del desayuno de un total de 203 escolares de 8 a 12 años con exceso de peso. Con esos datos, se observó que un 13% de los niños no desayunaba a diario y que aquellos que consumían desayunos con peor calidad nutricional y con mayor densidad energética tenían mayores niveles de colesterol y de ácido úrico en sangre y una mayor resistencia a la insulina. Precisamente, una mayor densidad energética del desayuno repercutía negativamente en el metabolismo de la glucosa, incluso en aquellos niños que cumplían con las recomendaciones diarias de actividad física: 60 minutos, en intensidad moderada a vigorosa. Las investigadoras subrayan que los programas de educación nutricional para mejorar la salud cardiovascular y metabólica de la población infantil deberían poner el foco en la disminución del consumo de alimentos de alta densidad energética, como "los productos ultra-procesados, comúnmente presentes en los desayunos infantiles".

eLearning | Posgrados 2019
Adicción Alimentaria: teoría, clínica y abordaje terapéutico
Universidad Austral - Facultad de Ciencias Biomédicas

Adicción Alimentaria

INICIA EN 22 DIAS | + INFO