El ayuno intermitente dispara el riesgo de diabetes

Publicado el 22 de mayo de 2018


En el nuevo estudio, los autores recurrieron a un modelo animal –ratas adultas– al que sometieron a un ayuno intermitente durante un periodo de tres meses. Y lo que vieron es que, tal y como cabía esperar, los animales perdieron peso y acabaron reduciendo su ingesta de comida. Pero los resultados no acabaron aquí. Y es que la pérdida de grasa no fue ‘uniforme’. De hecho, los animales experimentaron un incremento de su grasa abdominal. Y lo que es más importante, los autores observaron un daño considerable en las células beta de los islotes pancreáticos –esto es, las células responsables de producir la insulina– ocasionado por un incremento en los niveles de radicales libres y una elevación de los marcadores de resistencia a la insulina.

Como concluye Ana Bonassa, directora de esta investigación presentada en el marco del XX Congreso de la Sociedad Europea de Endocrinología (ECE 2018), se debería considerar que la población con sobrepeso u obesidad que opta por seguir una dieta basada en el ayuno intermitente ya presenta resistencia a la insulina. Por tanto, y si bien esta dieta puede inducir una rápida pérdida de peso, también podría provocar perjuicios muy graves para la salud a largo plazo, caso del desarrollo de la diabetes tipo 2.

eLearning | Posgrados 2019