El consumo leve de alcohol también sube el riesgo de obesidad y síndrome metabólico

Publicado el 04 de septiembre de 2020


El estudio realizado por un equipo de investigadores dirigido por Hye Jung Shin, del Centro Médico Nacional de Seúl, en Corea del Sur, define una bebida alcohólica estándar como 14 gramos de alcohol por día, lo que equivale aproximadamente a una copa de vino pequeña (118 ml) o una lata de cerveza de 355 ml. La OMS define una bebida alcohólica estándar como 10 gramos de etanol puro, y se recomienda tanto a hombres como a mujeres que no consuman más de dos por día.

En el estudio, los investigadores analizaron los datos de salud y el consumo de alcohol en más de 14 millones de hombres y 12 millones de mujeres entre 2015 y 2016 del Sistema Nacional de Seguro de Salud de Corea.

Incluso después de tener en cuenta factores que podría como la edad, el ejercicio físico, el tabaquismo y los ingresos, el análisis encontró una fuerte asociación entre el consumo de alcohol y la obesidad, así como entre la ingesta de alcohol y el síndrome metabólico (SM).

El síndrome metabólico es un grupo de factores de riesgo que incluyen sobrepeso y obesidad, presión arterial elevada, colesterol HDL (bueno) bajo y valores altos de glucemia y triglicéridos, que ponen a las personas en mayor riesgo de enfermedad cardíaca, ataques cardíacos y ataques cerebrovasculares (ACV) si no se controlan. Ante la presencia de tres de estos indicadores, ya se habla de síndrome metabólico: casi 4 de cada 10 mayores de 35 años presentan el cuadro.

En comparación con los no bebedores, los hombres que tomaban en promedio entre la mitad y una bebida estándar al día (7,1-14 g de alcohol) tenían alrededor de un 10% más de probabilidades de tener obesidad y síndrome metabólico, en quienes consumían hasta dos bebidas al día (14,1-24 g alcohol) la suba se asoció con un 22% y un 25% más de probabilidades.

El riesgo más alto se observó en los hombres que bebían más de dos bebidas o 24 g de alcohol al día, con un 34% más de probabilidades de obesidad y un 42% más de probabilidades de síndrome metabólico. De manera similar, las mujeres que consumían una mayor cantidad de alcohol tenían más probabilidades de tener obesidad y síndrome metabólico.

Consumir en promedio entre la mitad y una bebida al día se asoció con un 9% más de probabilidades de obesidad, pero un 3% redujo las probabilidades de síndrome metabólico en comparación con los no bebedores. Las mujeres que informaron beber en promedio más de dos bebidas o 24 g de alcohol por día, tenían un 22% y un 18% más de probabilidades de obesidad o síndrome metabólico, respectivamente.

Los autores concluyen que estos resultados "sugieren que el riesgo de obesidad y síndrome metabólico aumenta en proporción al consumo de alcohol cuando los adultos hombres y mujeres beben más de la mitad de una bebida estándar por día".

eLearning | Posgrados 2020