La influencia de los niños sobre sus padres podría ayudar a mejorar los hábitos alimentarios en el hogar

Publicado el 11 de agosto de 2020


Según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Arkansas para las Ciencias Médicas y de la Universidad Tecnológica de Luisiana (Estados Unidos),  la influencia de los niños explicaba una parte significativa de la variación en el cambio residual de la ingesta alimentaria los mismos y las prácticas de crianza después de un año escolar. El estudio se llevó a cabo sobre dos aulas donde semanalmente se impartía un programa de intervención llamado “Together, We Inspire Healthy Eating (WISE)” realizado en dos estados del sur de Estados Unidos.

"Cuanto mayor era la influencia a la que los padres estaban expuestos por parte de sus hijos, mayores eran los cambios en la dirección deseada para la ingesta de frutas y verduras y también las prácticas de apoyo parentales. Significa que la influencia de los niños en sus hogares puede ser un objetivo potencial subdesarrollado para futuras intervenciones", señaló el autor principal del estudio, Taren Swindle.

La influencia de los niños, también conocida como “poder molesto” (“pester power”), ha sido bien documentada en la investigación de marketing y publicidad y podría considerarse cada vez más en relación con los hábitos nutricionales y el entorno obesogénico de los niños. Estudios futuros podrían proporcionar información sobre qué componentes de los programas educativos predicen específicamente el éxito del “poder molesto”.

eLearning | Posgrados 2020
Curso Internacional de Nutrición Deportiva
Federación Mexicana de Nutrición Deportiva y TecSalud de Monterrey

Curso Internacional de Nutrición Deportiva

INICIA EN 6 DIAS | INSCRÍBETE