Los azúcares añadidos están presentes en el 100% de los refrescos azucarados y el 96% de las bebidas energéticas e isotónicas

Publicado el 29 de enero de 2019


El trabajo, pionero en España y cuyos resultados publica Nutrients, revela que los edulcorantes bajos en o sin calorías están presentes en el 100% de las bebidas carbonatadas sin azúcar, en el 89% de dulces como caramelos y chicles sin azúcar, en el 45% de las bebidas de soja, y en 18% de los yogures y leches fermentadas. Asimismo, se encontraron azúcares añadidos en el 100% de los refrescos azucarados, el 96% de las bebidas energéticas e isotónicas, el 100% de los productos de panadería y pastelería, chocolates y helados, el 96% de los cereales de desayuno y barritas de cereales y el 89% de las mermeladas.

Llama más la atención el contenido en salchichas y otros productos cárnicos y en los derivados del pescado. Así, los autores observaron la presencia de azúcares añadidos en el 86% de las salchichas y otros subgrupos de productos cárnicos (es decir, tocino, chorizo, etc.) y en el 14% de los derivados del pescado. Los edulcorantes bajos en o sin calorías también estaban presentes en el 8,5% de las salchichas y otros productos cárnicos. Además, las legumbres y frutas en conserva presentaron un 78 y 63% de productos con azúcares añadidos, respectivamente, mientras que solo el 10% de las hortalizas en conserva evaluadas lo hicieron.

En cuanto a las ‘comidas listas para el consumo’, se vio que el 61% de los productos evaluados contenían azúcares añadidos. Igualmente, los aperitivos analizados tenían azúcares añadidos en el 8% de los productos. Por último, en salsas y condimentos, el 57% de los productos evaluados contenían azúcares añadidos.

Los principales tipos de edulcorantes identificados fueron el acesulfame K, la sucralosa, el aspartame y el ciclamato. Los tipos de azúcares añadidos más usados en los productos evaluados fueron la sacarosa, la dextrosa, el jarabe de glucosa-fructosa, el caramelo y la miel.

“Nuestros datos muestran la diversidad de grupos de alimentos que incluyen estos ingredientes”, añade María de Lourdes Samaniego Vaesken, autora principal del estudio y profesora adjunta en la CEU San Pablo. “La principal limitación que encontramos fue la ausencia de los niveles o cantidades añadidas de cada uno de ellos en el etiquetado, ya que la legislación europea no obliga a dicha declaración”.

Los datos relativos al consumo de los diferentes tipos de edulcorantes y azúcares contenidos en los alimentos y bebidas comercializados son limitados. “Es más, estos datos no se encuentran recopilados en las Bases de Datos de Composición de Alimentos, las cuales deberían ser actualizadas periódicamente e incluir los edulcorantes y azúcares añadidos para facilitar su evaluación y seguimiento en las encuestas nutricionales”, concluye Samaniego.

 

eLearning | Posgrados 2019
Curso de Actualización sobre Alimentación del Vegetariano
AADYND - Asociación Argentina de Dietistas y Nutricionistas Dietistas

Alimentación del Vegetariano

ÚLTIMOS DIAS | CLICK AQUÍ