Otro medicamento se suma a la nueva generación de drogas contra la obesidad

Publicado el 09 de septiembre de 2019


En nuestro país, las personas con sobrepeso y obesidad cuentan con tres fármacos para su tratamiento. La primera droga fue aprobada hace dos décadas. Después hubo un largo impasse, hasta que tuvimos dos novedades casi en simultáneo: el año pasado se lanzó un inyectable y ahora se incorpora una nueva opción en comprimidos.

"Tenemos tres. En el mundo hay seis o siete, hay un montón, pero acá no. Ojalá que la Argentina tenga rápidamente más opciones, una adecuada para cada persona que tiene obesidad. Porque esta es una enfermedad muy compleja y multicausal", dice a Clarín Mónica Katz, presidenta de la Sociedad Argentina de Nutrición (SAN).

El nuevo medicamento es una combinación de naltrexona y bupropión, que trabaja sobre el organismo como agente de control de peso. Actúa en dos partes del cerebro: el hipotálamo (centro del apetito) y el área mesolímbica (regulador del placer y sistema de recompensa).

Los efectos hipotalámicos provocan reducción del apetito e incremento del catabolismo (la parte del proceso metabólico que degrada los nutrientes orgánicos para extraer energía) a través de la estimulación del sistema de la molécula proopiomelanocortina (POMC). Los efectos mesolímbicos atenúan los síntomas secundarios a la reducción del aporte calórico al actuar sobre el centro de la recompensa por vías alternativas a las que utilizan estímulos generados por la ingesta de alimentos.

eLearning | Posgrados 2019
Estrategias de Comunicación y Motivación en Nutrición
Universidad Austral - Facultad de Ciencias Biomédicas

Comunicación y Motivación

INICIA EN 0 DIAS | INSCRÍBETE