Un controvertido estudio indulta a las carnes rojas y procesadas

Publicado el 01 de octubre de 2019


Las nuevas recomendaciones provienen del Consorcio de Recomendaciones Nutricionales (NutriRECS), un grupo de expertos -canadienses, españoles y polacos- que describe su misión como la de generar pautas nutricionales confiables "basadas en los valores, actitudes y preferencias de los pacientes".

Las pautas propuestas por este grupo de investigadores, pertenecientes a la Universidad Dalhousie y la Universidad McMaster, en Canadá, y a los Centros Cochrane Español (Iberoamericano) y Polaco, surgen después de haber hecho una exhaustiva revisión de investigaciones previas sobre cómo el consumo de carne, roja y procesada, afecta el riesgo de desarrollar enfermedades. Según su trabajo, encontraron la relación entre el consumo de carne y el riesgo de enfermedad cardíaca, diabetes o cáncer es desde inexistente, hasta pequeña o muy pequeña.

Para el informe, los investigadores realizaron una serie de revisiones de estudios anteriores: un metaanálisis de 105 estudios que concluyó que las dietas con menos carne roja y procesada pueden dar lugar a reducciones pequeñas o muy pequeñas en el riesgo de muerte prematura por enfermedad cardíaca, cáncer u otras causas; otro metaanálisis de 118 estudios que también observó que el posible impacto de la ingesta reducida de carne era muy pequeño; un metaanálisis de estudios que analizaron el consumo de carne y su relación con la mortalidad por todas las causas y los resultados cardiometabólicos y que concluyó que cualquier asociación era muy pequeña; y otro análisis de 12 ensayos aleatorios que compararon las dietas con diversas cantidades de carne roja durante al menos seis meses y llegó a la conclusión de que "las dietas restringidas en carnes rojas pueden tener poco o ningún efecto sobre los principales resultados cardiometabólicos y la mortalidad e incidencia del cáncer".

En resumen, investigadores del panel nutriRECS habrían encontrado poco o ningún beneficio para la salud por el hecho de reducir el consumo de carne roja o procesada, pero el consenso está lejano porque esta conclusión es contraria a casi todas las demás pautas que existen.

La historia continúa, ya que uno de los investigadores del estudio se mostraría contrario a las recomendaciones realizadas.

Y la respuesta de gran parte de la comunidad científica no tardó en llegar…

El Comité de Médicos para una Medicina Responsable de EE.UU. presentó una solicitud ante la Comisión Federal de Comercio para «corregir declaraciones falsas» contenidas en el informe, calificándolas como «un grave perjuicio para la salud pública». Afirmar que las personas que comen cantidades abundantes de carne disfrutarán de buena salud y no necesitan cambiar sus hábitos es inexacto, señalan desde este comité.

El Colegio Americano de Cardiología señaló que estaba «alarmado por las recomendaciones dietéticas imprudentes» establecidas por el estudio recientemente publicado.

Por otro lado, científicos de la Universidad de Harvard han dicho en un comunicado que el nuevo estudio "perjudica la credibilidad de la ciencia de la nutrición y erosiona la confianza pública en la investigación científica". De hecho, algunos de los críticos habían pedido a Annals of Internal Medicine que no lo publicase.

eLearning | Posgrados 2019
Práctica Basada en la Evidencia para Profesionales Sanitarios
Academia Española de Nutrición y Dietética

Práctica Basada en la Evidencia

ÚLTIMOS DIAS | CLICK AQUÍ