Una ingesta elevada de fructosa puede generar comportamientos agresivos, TDAH y trastorno bipolar

Publicado el 26 de octubre de 2020


La investigación, realizada en el Campus Médico Anschutz de la Universidad de Colorado, en Estados Unidos, presenta una hipótesis que respalda el papel de la fructosa, un componente del azúcar y del jarabe de maíz de alta fructosa, y el ácido úrico (un metabolito de la fructosa), en aumentar el riesgo de estos trastornos del comportamiento.

"Presentamos evidencia de que la fructosa, al reducir la energía en las células, desencadena una respuesta de búsqueda de alimento similar a la que ocurre en la inanición", explica el autor principal, Richard Johnson, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Colorado en el campus médico de CU Anschutz.

Johnson describe una investigación que muestra que una respuesta de búsqueda de alimentos estimula la asunción de riesgos, la impulsividad, la búsqueda de novedades, la toma de decisiones rápida y la agresividad para ayudar a asegurar la comida como una respuesta de supervivencia. La sobreactivación de este proceso por la ingesta excesiva de azúcar puede causar un comportamiento impulsivo que puede ir desde el TDAH hasta el trastorno bipolar o incluso la agresión.

 

eLearning | Posgrados 2020