Asociación entre el consumo de pescado, riesgo de enfermedad cardiovascular y mortalidad

Publicado el 08 de abril de 2021


Un análisis de varios estudios de gran envergadura, habría descubierto que comer pescado azul con regularidad podría ayudar a prevenir las enfermedades cardiovasculares (ECV) en personas de alto riesgo, como las que ya padecen enfermedades cardíacas o accidentes cerebrovasculares.

Actualmente, las guías dietéticas recomiendan el consumo de al menos dos porciones semanales de pescado para la prevención de enfermedades cardiovasculares. En estudios de intervención, su ingesta habría demostrado beneficios sobre algunos marcadores de riesgo cardiovascular, incluidos presión arterial y triglicéridos.

Dado que el incremento de la ingesta de pescado podría mejorar los niveles de lípidos en sangre, especialmente entre los pacientes de alto riesgo, un equipo de investigadores se planteó analizar si las asociaciones de su consumo con el riesgo de ECV o de mortalidad difieren entre individuos con y sin enfermedad vascular. 

Para realizar esta investigación se estudiaron 191.558 personas (51.731 con enfermedad vascular y 139.827 individuos sanos) con una edad media de 54 años (47,9% hombres) de 58 países en 6 continentes, que habían sido incluidos como participantes en 4 grandes estudios prospectivos. 

El consumo de pescado se registró mediante cuestionarios validados de frecuencia de alimentos. En una de las cohortes con enfermedad vascular, se utilizó un cuestionario cualitativo de frecuencia de alimentos separado para evaluar la ingesta de tipos individuales de pescado.

Durante 9 años de seguimiento, una ingesta de pescado escaso o nulo (≤50 g/mes) en comparación con un consumo de 350 g/semana o más, no se asoció con un mayor riesgo de ECV grave o de mortalidad total. Por el contrario, en pacientes con enfermedad vascular, el coeficiente de riesgo (CR) para ECV mayor y mortalidad total, fue más bajo con ingestas de al menos 175 g/semana (o 2 porciones/semana) en comparación con 50 g/semana o menos, sin ninguna otra disminución aparente del CR con el consumo de 350 g/semana o más. El pescado con mayores cantidades de ácidos grasos ω-3 se asoció fuertemente con un menor riesgo de ECV. Se habría encontrado un menor riesgo entre los pacientes con enfermedad vascular pero no en la población general.

Las conclusiones de este análisis de 4 estudios sugieren que un consumo mínimo de 175 g (aproximadamente 2 raciones) a la semana podría asociarse con un menor riesgo de ECV grave y mortalidad entre los pacientes con ECV previa, pero no en la población general. 

eLearning | Posgrados 2021