Alimentos y Nutrientes - Publicado el 02 de septiembre de 2021

Consumo de cereales de grano entero vs refinados y salud cardiometabólica

Consumo de cereales de grano entero vs refinados y salud cardiometabólica

Estudios observacionales han demostrado anteriormente que una mayor ingesta de cereales de grano entero (CGE) se asocia a un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares (ECV), así como de obesidad, diabetes tipo 2 (DT2), hipertensión y mortalidad por todas las causas. Algunas investigaciones señalan que una mayor ingesta de cereales refinados se asociaría a un incremento del riesgo de ECV. En consecuencia, una ingesta superior de CGE, podría ser una estrategia dietética para reducir el riesgo de ECV.

El objetivo de este estudio, en el que se utilizaron datos de la cohorte Framingham Offspring., fue analizar la asociación longitudinal entre la ingesta de CGE y cereales refinados en relación a los cambios en la circunferencia de la cintura (CC), colesterol HDL, triglicéridos, glucosa en ayunas y la presión arterial.

Para realizar esta investigación se analizaron datos de  3121 personas. Los sujetos tenían una edad media de 54,9 años y un índice de masa corporal de 27,2 kg/m2.  Durante una mediana de 18 años, se recogieron cada 4 años, datos del cuestionario de frecuencia de consumo, de la salud y de los factores de los estilos de vida.

En cuanto a los resultados, un consumo mayor de cereales de grano entero se habría asociado fuertemente a un aumento menor de la circunferencia de la cintura, la concentración de glucosa en ayunas y la presión arterial sistólica por intervalo de 4 años.
Cuando los análisis se estratificaron por sexo, se observó una mayor asociación con la CC entre las mujeres que entre los hombres. Un consumo mayor de CGE se asoció además, a un aumento mayor del colesterol HDL y a un descenso en las concentraciones de triglicéridos. Por el contrario, un consumo superior de cereales refinados se asoció a un incremento mayor de la CC y un menor descenso de la concentración de triglicéridos.

Los resultados obtenidos por los autores de este estudio, sugieren que una ingesta mayor de cereales de grano entero se asociaría de forma prospectiva con un mejor mantenimiento de la circunferencia de la cintura, especialmente entre las mujeres, así como unos mejores niveles en la presión arterial sistólica y en la glucemia en ayunas. En cambio, una ingesta superior de cereales refinados se asociaría de forma prospectiva con un mayor incremento de la adiposidad abdominal y en las concentraciones de triglicéridos. 

En conclusión ,entre los adultos, la sustitución de los cereales refinados por cereales de grano entero podría ser una estrategia dietética eficaz para atenuar la adiposidad abdominal, la dislipidemia y la hiperglucemia a lo largo del tiempo, reduciendo así el riesgo de enfermedades cardiometabólicas en el futuro.

Fuente: FINUT

Para más información: https://www.finut.org/12553-2/