Ingesta de sodio y presión arterial

Publicado el 06 de junio de 2019


El objetivo del estudio publicado fue realizar un análisis para estimar las relaciones dosis-respuesta entre el sodio de la dieta y la presión arterial en grupos de estudio con una presión arterial media por encima o por debajo del percentil 75 de la población general. Para realizar esta revisión, se realizó una búsqueda en la literatura, recuperándose 133 artículos de ensayos clínicos controlados aleatorizados en los que se asignaban a individuos sanos o hipertensos, una reducción de la ingesta de sodio o la ingesta habitual.  


En los sujetos con una presión arterial media por encima del percentil 75 (131/78 mm Hg sistólica-diastólica) se encontró fuerte evidencia de una relación lineal dosis-respuesta entre la reducción de la ingesta de sodio y los niveles de presión arterial.  Para la presión arterial sistólica, la relación dosis-respuesta fue una reducción de − 7,7 mm Hg/100 mmol (IC 95%: − 10,4, − 5,0) y para la presión arterial diastólica, una disminución de − 3,0 mm Hg/100 mmol (IC 95%: − 4,6 − 1,4) con la reducción de la ingesta de sodio.


Analizando subgrupos específicos, en los sujetos con una media de presión arterial ≤ 131/78 mm Hg, la relación entre la reducción de la ingesta de sodio y la presión arterial fue débil. La presión arterial sistólica disminuyó − 1,46 mm Hg/100 mmol en una dieta reducida en sodio (IC 95%: − 2,7, − 0,20) y para la presión diastólica, la disminución fue de − 0,07 mm Hg/100 mmol (IC 95%: − 1,5,-1,4).


En este estudio se concluyó que, los sujetos que presentaron una presión arterial en el percentil 25 más alto de la población se beneficiaron de una reducción clínicamente significativa de la presión arterial mediante una disminución de la ingesta de sodio de la dieta. Las políticas de reducción del consumo de sodio de la dieta en la población general deberían de enfatizar la importancia de disminuirlo en los pacientes que padecen hipertensión arterial.