Obesidad - Publicado el 24 de junio de 2021

Obesidad COVID: ¿Ha nacido un nuevo término?

Obesidad COVID: ¿Ha nacido un nuevo término?

En la revisión realizada, los autores encontraron que el índice de masa corporal de los pacientes con COVID-19 grave osciló entre 24,5 y 33,4 kg/m2, frente a <18,5 y 24,3 kg/m2 para los pacientes no graves. Durante el análisis, fue frecuente la utilización de los términos obesidad o sobrepeso sin indicar el valor del IMC en diferentes estudios. Esta cuestión generó controversia.

Los autores de esta revisión han propuesto, por ende, un nuevo término, denominado obesidad COVID. Este término determinaría la importancia del IMC como parámetro antropométrico. Este trabajo examina artículos publicados hasta el 8 de diciembre de 2020, que consideran este índice, así como algunos términos confusos de obesidad y del IMC y la falta de su descripción detallada en numerosos estudios. Según los autores, se debería tener en cuenta el IMC de los pacientes al evaluar sus riesgos y a la hora de decidir el tratamiento de la COVID-19 para mejorar el pronóstico.

La importancia de considerar el IMC en relación con la COVID-19 presenta numerosas implicaciones, entre las que destacan las comorbilidades subyacentes que potenciarían las complicaciones de esta enfermedad. China y la Unión Europea han sugerido que la hipertensión, las enfermedades del sistema respiratorio y las enfermedades cardiovasculares habrían sido las principales comorbilidades subyacentes. Los países de América Latina han indicado por otro lado, que la obesidad, la diabetes mellitus y la hipertensión, fueron sus factores más importantes.

Podría aplicarse la utilización de la propuesta de IMC de 24,9 kg/m2 como factor de riesgo en la COVID-19, indicándose como un factor de riesgo alto cuando el IMC es superior a 34,9 kg/m2. Un IMC elevado puede agravar los síntomas de COVID-19 debido a varios factores, entre los que se destacan, el incremento de las citoquinas inflamatorias y la disminución del volumen de reserva espiratorio y la capacidad funcional, así como las alteraciones del sistema respiratorio.

En conclusión, el uso del IMC podría ser una herramienta importante para definir los parámetros antropométricos en pacientes con COVID-19 y debería añadirse al sistema de triaje de las urgencias de los centros de atención. Se propone además un nuevo término: obesidad COVID. Este se define como la relación entre la obesidad y la COVID-19 con implicaciones graves.