Recomendaciones nutricionales para el personal de salud y el personal esencial expuesto al covid-19 en Latinoamérica

Publicado el 14 de mayo de 2020


Las recomendaciones elaboradas por este grupo de profesionales son aplicables a todas aquellas personas que están en la primera línea de atención de salud: médicos, personal de enfermería, farmacéuticos, nutricionistas y dietistas, terapeutas respiratorios, fisioterapeutas, auxiliares, ya que son los profesionales que presentan mayor riesgo de infección por COVID-19. También podrían ser aplicables a los trabajadores esenciales como bomberos, personal de primeros auxilios, policías y militares, personal de los servicios de alimentos y personal de limpieza.

En algunos casos, estas personas podrían estar expuestas a diferentes factores que repercuten de forma negativa en el sistema inmune y que, por lo tanto, presentarían un mayor riesgo de contraer el COVID-19. Entre estos factores se destacan, la pérdida excesiva de líquidos por sudoración, una menor ingesta de líquidos, el descanso insuficiente, un alto nivel de estrés y/ o de depresión y una dieta de pobre calidad.

El sistema inmune necesita numerosos micronutrientes, entre los que son destacables las vitaminas A, B3, B9, B12, C, D, selenio y zinc. Estos componentes de la dieta se relacionan con funciones vitales en el organismo humano. Otros compuestos bioactivos que también intervienen en los procesos inmunitarios son los ácidos grasos omega 3, los polifenoles y los probióticos. Según la evidencia científica actual, un bajo consumo de estos componentes dietéticos podría incrementar la susceptibilidad de las personas a contraer infecciones. Por todo ello, dada la pandemia actual, las recomendaciones de algunos nutrientes podrían ser más altas que las establecidas.

Este grupo de profesionales ha resumido las principales recomendaciones de suplementación con micronutrientes. También se incluyen las recomendaciones de otros nutrientes o compuestos bioactivos sin evidencia suficiente para avalar su suplementación pero que serían relevantes para mantener las funciones del sistema inmune.

Según estas recomendaciones, existiría evidencia suficiente para recomendar la suplementación de vitamina C, vitamina D y zinc, siendo aconsejable revisar los etiquetados de complejos multivitamínicos para asegurar la ingesta de la dosis recomendada.

Para cada nutriente o componente dietético, se expone un resumen con múltiples referencias bibliográficas sobre las principales evidencias científicas en relación con el consumo de estos compuestos y su relación con el sistema inmune.

La información detallada sobre la justificación de estas recomendaciones será publicada próximamente en Archivos Latinoamericanos de Nutrición, revista oficial de la Sociedad Latinoamericana de Nutrición.

eLearning | Posgrados 2020