¿El entrenamiento a intervalos de alta intensidad es una bala mágica para la pérdida de masa grasa?

Publicado el 13 de junio de 2019


El objetivo de esta revisión fue comparar los efectos del entrenamiento a intervalos de alta intensidad (HIIT) y el entrenamiento continuo de moderada intensidad en relación con la adiposidad corporal. También se llevó acabo un análisis de subgrupos teniendo en cuenta el tipo y la duración del entrenamiento a intervalos.

Se realizó una búsqueda sistemática de la literatura en inglés, español y portugués y en bases de datos electrónicas, para recopilar los artículos publicados hasta diciembre de 2017.  Los criterios de elegibilidad para la selección de estudios fueron: artículos originales, ensayos realizados en humanos, duración mínima de entrenamiento de 4 semanas y entrenamiento a intervalos en los que se comparaba con un entrenamiento continuo de intensidad moderada como objetivo primario o secundario del estudio.

Los análisis dentro del grupo mostraron reducciones significativas en el porcentaje de grasa corporal total (%) (entrenamiento por intervalos de alta intensidad: −1,50 (IC 95%: −2,14 a −0,86, valor de p <0,00001) y en el caso del entrenamiento continuo de intensidad moderada: −1,44 (IC 95%: −2,00 a −0,89, valor de p <0,00001). Respecto a la masa grasa absoluta total (kg), el resultado del entrenamiento HIIT fue una disminución de −1,58 (IC 95%: −2,74 a −0,43, valor de p = 0,007) y del entrenamiento continuo de moderada intensidad fue −1,13 (IC 95%: −2,18 a −0,08, valor de p = 0,04), sin encontrarse diferencias significativas entre el entrenamiento HIIT y el continuo de moderada intensidad  para la reducción del porcentaje de grasa corporal total.  Por otra parte, se observaron diferencias estadísticamente significativas entre los grupos en relación con la disminución de la masa grasa total (kg) (−2,28; IC 95%: −4,00 a −0,56, valor de p = 0,0094). 

Algunas variables como el entrenamiento supervisado, caminar o correr, tener menos de 30 años, la calidad del estudio y la duración de la intervención (<12 semanas) influyen de forma favorable en la disminución en la masa total de grasa absoluta (kg) en los programas de entrenamiento por intervalos.

Según este estudio, se podría concluir que, el entrenamiento a intervalos de alta intensidad (HIIT) y el entrenamiento continuo de moderada intensidad reducirían el porcentaje de grasa corporal. El entrenamiento HIIT proporcionó una reducción casi un 30% superior que la disminución de la masa grasa total absoluta que el entrenamiento continuo de moderada intensidad.