¿Es la obesidad un factor de riesgo del cáncer de hígado?

Publicado el 26 de octubre de 2018


En la última década, la obesidad se ha convertido en una de las principales causas de cáncer en todo el mundo y se espera que eclipse al hábito de fumar. En las mujeres, la obesidad es un importante impulsor del cáncer de endometrio y de mama, mientras que uno de los principales cánceres causados por la obesidad en los hombres es el carcinoma hepatocelular (CHC) o cáncer de hígado.

El cáncer de hígado es el quinto cáncer más común en todo el mundo y la tercera causa más común de muerte por cáncer. En los últimos 20 años, la incidencia de cáncer de hígado se ha duplicado en Estados Unidos y se ha triplicado en Australia. La epidemia de obesidad representa el 30-40 por ciento de este incremento en el cáncer de hígado.

La mayoría de los individuos obesos que desarrollan cáncer de hígado primero padecen la enfermedad del hígado graso no alcohólico (NALFD, por sus siglas en inglés) y luego la esteatohepatitis no alcohólica más grave (NASH, por sus siglas en inglés). Esto puede conducir a cirrosis e insuficiencia hepática y, en algunos casos, a cáncer de hígado.    

Sin embargo, la investigación realizada por un equipo dirigido por el profesor Tony Tiganis, del Instituto de Descubrimientos en Biomedicina de Monash y Peter Mac, revela que existen vías para el desarrollo del cáncer de hígado en personas obesas que no dependen del desarrollo de EHNA o cirrosis. Las pautas actuales en Europa y Estados Unidos restringen las pruebas para el cáncer de hígado en la obesidad a pacientes con cirrosis solamente. Este descubrimiento significa que potencialmente hay un grupo de personas que pueden estar en riesgo de cáncer de hígado que no está siendo examinado para detectar la enfermedad.

 



 

eLearning | Posgrados 2019