Ataques de gota: ¿Influye realmente la dieta?

Publicado el 13 de marzo de 2018


Según el Instituto Nacional de la Salud de los Estados Unidos (NIH por sus siglas en inglés), se puede reducir el riesgo de ataques de gota al no beber demasiado alcohol y al no comer muchos alimentos ricos en una sustancia llamada 'purina'.

Se estima una prevalencia de la hiperuricemia del 10% en la población general, y, de estos, el 10% desarrollarán gota. Es más frecuente en varones, a partir de la pubertad, y en las mujeres tras la menopausia, así como en los consumidores de alcohol, en especial de la cerveza, de alimentos azucarados ricos en fructosa, y de alimentos ricos en purinas (carnes rojas, pescado azul y mariscos). Además, en aquellas personas que tomen medicaciones como diuréticos y ácido acetilsalicílico. 

Las dietas bajas en purinas son difíciles de seguir y además tienen una capacidad muy modesta de disminuir la hiperuricemia. Aún así, se recomienda seguir una dieta mediterránea, evitando grasas saturadas, alcohol y bebidas carbonatadas. De cualquier modo, el objetivo es conseguir una cifras de ácido úrico en sangre menor a 6 mg/dl.

eLearning | Posgrados 2018
Evidencias en el Manejo de la Nutrición en el Embarazo
Academia Española de Nutrición y Dietética

Evidencia en Manejo de Nutrición en Embarazo

INICIA EN 98 DIAS