Actividad Física y Deporte - Publicado el 20 de abril de 2021

Consumo de café aumentaría oxidación de grasas durante el ejercicio

Consumo de café aumentaría oxidación de grasas durante el ejercicio

El consumo máximo de oxígeno (VO2max), umbrales ventilatorios y eficiencia muscular desempeñan papeles importantes en el rendimiento en deportes de resistencia. Recientemente se ha sugerido que la flexibilidad metabólica, conocida como la capacidad de adaptación de la utilización del combustible a la disponibilidad del sustrato, sería un factor adicional importante que podría afectar al rendimiento en este tipo de disciplinas.

Considerando que la máxima tasa de oxidación de grasas (MFO) durante una prueba de ejercicio graduada y la intensidad del ejercicio que provoca la MFO (Fat max) han sido reconocidas como determinantes potenciales de la flexibilidad metabólica, es probable que ambas tengan una fuerte injerencia en el rendimiento de la resistencia. Ciertamente, una mayor tasa de oxidación de grasas, a expensas de una menor utilización de carbohidratos, a intensidades de ejercicio moderadas podría ayudar a preservar las reservas de glucógeno muscular y hepático en atletas de resistencia.

El rendimiento en estas diciplinas es menor a primera hora de la mañana y a última hora de la noche, así como la MFO y Fat max son más altos por la tarde. Esta diferencia se explica por la mayor temperatura corporal, mayor activación neuronal y propiedades contráctiles del músculo esquelético, y mayores concentraciones de catecolaminas plasmáticas encontradas como respuesta al ejercicio en este horario en comparación con otros.

El consumo de cafeína en dosis bajas a moderadas (~ 3-9 mg/kg) puede aumentar el rendimiento a través de la inducción de aumentos significativos en el VO2max, ventilación pulmonar máxima y saturación de oxígeno muscular durante cargas de trabajo submáximas. Según un estudio publicado recientemente, su ingesta aumentaría la MFO en sujetos sanos de ambos sexos, del mismo modo, 5-7 mg/kg de cafeína durante el ejercicio aeróbico parecería incrementar la utilización de la grasa como combustible en desmedro del uso de carbohidratos.

Informes preliminares habrían sugerido que la cafeína puede ayudar a contrarrestar la variación diurna observada en el rendimiento del ejercicio. Algunos antecedentes muestran que la ingestión aguda de cafeína invierte la reducción horaria observada en la fuerza dinámica máxima y la producción de potencia muscular en hombres entrenados en resistencia, mientras otros indican que los deportistas entrenados son más propensos a obtener efectos ergogénicos de la cafeína por la mañana que por la tarde. 

En base a estos antecedentes, el equipo liderado por Mauricio Ramírez-Maldonado se propuso estudiar el efecto de la ingesta de cafeína en la variación diurna de la MFO y la Fatmax durante una prueba de ejercicio graduada en hombres activos. 

Para realizar este estudio, 15 hombres activos sin cafeína (edad: 32 ± 7 años) completaron una prueba de ejercicio graduado cuatro veces a intervalos de siete días. Luego ingirieron 3 mg/kg de cafeína o un placebo a las 8 de la mañana y a las 5 de la tarde. Se realizó una prueba de ciclismo graduado y midieron el MFO y VO2max mediante calorimetría indirecta, y se calculó la intensidad del ejercicio que provocó la Fatmax.

El MFO, Fatmax y VO2max fueron significativamente mayores por la tarde que por la mañana En comparación con el placebo, la cafeína aumentó la MFO media en un 10,7% por la mañana, y una media del 29,0% por la tarde. La cafeína también incrementó la media de Fatmax en un 11,1% por la mañana, y un 13,1% por la tarde.