Descubren el interruptor para controlar la obesidad y la diabetes

Publicado el 19 de julio de 2018


Las investigadoras han demostrado, en más de 150 muestras de tejido adiposo humano, que la proteína p38 alfa se encuentra en menor cantidad en las personas más obesas y sugieren, la p38 alfa podría regular una proteína clave para activar la grasa parda, denominada UCP1, que es la responsable de eliminar el exceso de grasa en forma de calor.

Las científicas del CNIC han trabajado con ratones modificados genéticamente y carentes de p38 alfa; así han demostrado que su ausencia en el tejido adiposo protege a los ratones frente a la obesidad a pesar de ser alimentados con una dieta grasa. Esta protección, explican, «se debe a que la ausencia de la proteína p38 alfa activa la grasa parda, eliminando así el exceso de grasa blanca en forma de calor». Además, estos ratones, carentes de p38 alfa, están protegidos también frente a la diabetes y al hígado graso.

La investigación también ha arrojado otro dato importante: la proteína p38 alfa controla la activación de otra proteína de la misma familia, p38 delta, que sería la encargada de regular la temperatura. Así, explican las investigadoras, «cuando los ratones son sometidos a bajas temperaturas, p38 delta se activa, aumentando la actividad de la grasa parda». Los ratones carentes de p38 alfa, añaden las investigadoras, tienen sobreactivada la p38 delta, lo que les confieren protección frente a la obesidad».

eLearning | Posgrados 2018
Curso de Actualización sobre Embarazo y Nutrición
Universidad Austral - Facultad de Ciencias Biomédicas

Embarazo y Nutrición

INICIA EN 64 DIAS