Obesidad - Publicado el 28 de octubre de 2021

Edulcorantes no nutritivos: un tópico controversial en el peso

Edulcorantes no nutritivos: un tópico controversial en el peso

La bibliografía existente sobre edulcorantes no nutritivos muestra resultados contradictorios sobre los efectos que tienen sobre el apetito, el metabolismo de la glucosa y el peso corporal, sin que exista un consenso claro sobre si son o no perjudiciales para la salud.

Investigadores de la Escuela de Medicina de Keck, de la Universidad del Sur de California, realizaron un ensayo clínico aleatorizado sobre una cohorte de 74 personas con el objetivo de examinar la reactividad neural a diferentes tipos de señales de alimentos ricos en calorías, las respuestas metabólicas y el comportamiento alimentario tras el consumo de sucralosa frente a la sacarosa entre adultos jóvenes sanos.

El grupo de estudio estaba formado por un número igual de hombres y mujeres con peso saludable, sobrepeso u obesidad, lo que permitió a los investigadores explorar las posibles diferencias entre los grupos de población.

En el transcurso de tres visitas, los sujetos participantes en el estudio consumieron 300 mililitros de una bebida endulzada con sacarosa, una bebida endulzada con ENN (sucralosa) o agua como control.

En las dos horas posteriores, los investigadores midieron la activación de las regiones del cerebro responsables del apetito y las ansias de comer en respuesta a imágenes de alimentos con alto contenido calórico, vía resonancia magnética funcional (RMF), los niveles de glucosa, insulina y otras hormonas metabólicas en la sangre; y la cantidad de comida consumida que se ofrecía luego de cada sesión.  

La sacarosa frente a la sucralosa se habría asociado con una mayor producción de glucosa circulante, insulina y péptido similar al glucagón-1 y la supresión de acil-grelina, pero no se habrían encontrado diferencias para el péptido YY o la leptina.

Además, se habrían observado interacciones entre el estado del Índice de Masa Corporal (IMC) y la bebida, en la corteza frontal medial (CFM) y en la corteza orbitofrontal (COF). Los individuos con obesidad habrían mostrado una mayor respuesta en la CFM y COF a las señales de comida salada después de tomar sucralosa frente a la respuesta con la sacarosa. Se observaron interacciones entre el sexo y la bebida en la CFM tras el consumo de sucralosa frente a la sacarosa. Las participantes femeninas habrían tenido respuestas más altas en el cerebro a las señales de comida dulce frente a señales no alimentarias.

En la investigación se habría observado además, una interacción entre el sexo y la bebida en el total de calorías consumidas durante la comida después de la ingesta de sucralosa frente a la de sacarosa. Las mujeres participantes consumieron más calorías totales, pero la ingesta de calorías no difirió en los participantes masculinos.

Los resultados del estudio indicarían que las mujeres y las personas con obesidad, y especialmente las mujeres con obesidad, podrían ser particularmente sensibles a una mayor capacidad de respuesta neuronal provocada por la sucralosa en comparación con el consumo de sacarosa.

Este estudio destaca la necesidad de considerar factores biológicos individuales en estudios de investigación y potencialmente en recomendaciones dietéticas con respecto al uso y eficacia de NNS para el control del peso corporal.