Nutrición Infantil - Publicado el 28 de enero de 2022

Impacto de la obesidad en la anatomía del corazón de los niños

Impacto de la obesidad en la anatomía del corazón de los niños

Investigadores del King’s College London habrían revelado por primera vez el impacto de la obesidad en la anatomía del corazón de los niños pequeños, específicamente, cómo el corazón se adapta a la obesidad y la demanda adicional que genera independientemente de otros factores como el crecimiento y el desarrollo natural.

Este trabajo, es el primero que caracteriza el corazón pediátrico en 3D y analiza el ventrículo izquierdo. Para realizarlo, se utilizaron resonancias magnéticas cardiovasculares (RMC) de 2631 niños de 10 años, el 51,3% de los cuales eran niñas. Con ellas, los investigadores reconstruyeron la anatomía 3D del ventrículo izquierdo de cada sujeto. Los autores señalaron que un hallazgo particularmente importante fue que la remodelación cardíaca se volvió significativa con un IMC de aproximadamente 19 en niños de 10 años, lo que corresponde al IMC umbral de sobrepeso de 25 en adultos. El profesor Pablo Lamata subrayó: “En el futuro, este patrón de remodelación podría informar los modelos de predicción de riesgo y generar una conciencia más temprana sobre la importancia de adoptar un estilo de vida más saludable desde la infancia”.

Los autores enfatizaron que las condiciones relacionadas con la obesidad son las principales causas de muerte prevenible y señalaron que “el aumento del riesgo de enfermedad cardiovascular (ECV) asociado con la obesidad no solo se debe a la hipertensión, la diabetes, la apnea obstructiva del sueño y la enfermedad de las arterias coronarias, sino también a cambios cardiacos estructurales y funcionales”.

Explicaron cómo parte del riesgo de ECV en adultos asociado con la obesidad ya puede desarrollarse en la niñez, y comentaron que el “Estudio del corazón de Bogalusa demostró que la obesidad infantil está asociada con dilatación e hipertrofia del ventrículo izquierdo en adultos”, y concluyó que el IMC infantil era el único predictor independiente de hipertrofia del ventrículo izquierdo en la edad adulta. También señalaron que los estudios epidemiológicos en niños indican que “la hipertrofia del ventrículo izquierdo se desarrolla en respuesta a la obesidad en la infancia”.

Los investigadores han identificado características anatómicas únicas que tendrían relación con la obesidad infantil y que podrían ayudar en la estratificación del riesgo, y agregaron que sus hallazgos demostrarían cómo el corazón se adapta en respuesta al aumento del IMC al “aumentar tanto la redondez de la forma como el grosor de la pared del tabique para hacer frente a mayor demanda de trabajo”.

Maciej Marciniak, autor principal del estudio, comentó: “La obesidad en los niños es, por supuesto, una preocupación importante, ya que puede afectar el desarrollo saludable. Con más información clínica sobre este impacto, los médicos podrán aconsejar mejor a los pacientes que sigan estilos de vida más saludables a una edad más temprana”.