La lactancia materna, clave para la salud digestiva futura del recién nacido

Publicado el 07 de agosto de 2018


Son muchos los expertos que corroboran estos días la importancia de amamantar a nuestros bebés, y hacen hincapié en el valor de la composición de la microbiota en la leche humana durante los tres primeros meses de vida de un bebé. El informe publicado en la revista científica Scientific Reports, por ejemplo, asegura que la microbiota de los bebés alimentados con leche materna tienen una población bacteriana más estable, mientras que la microbiota de los bebés alimentados con fórmula parece ser más diversa, con un mayor número de E. Coli, Clostridium difficile, Enterococcus, Enterobacter y Citrobacter.

La lactancia materna no solo es la única fuente de alimentación en los primeros meses de vida, sino que también es considerada como una vacuna que fortalece la microbiota intestinal del bebé, protegiéndolo de enfermedades y alergias a lo largo de toda su vida. Esto es, precisamente, lo que se destaca de otro estudio publicado en National Center for Biotechnology Information (NCBI) el cual informa que la microbiota asociada a la leche materna humana contribuye a crear la microbiota intestinal "inicial" de los bebés, desempeñando un papel crucial en la modulación e influencia del sistema inmune de los recién nacidos.

eLearning | Posgrados 2018
Evidencias en el Manejo de la Nutrición en el Embarazo
Academia Española de Nutrición y Dietética

Evidencia en Manejo de Nutrición en Embarazo

INICIA EN 39 DIAS