Obesidad y el área del cerebro de "autocontrol": ¿Cuál es el vínculo?

Publicado el 28 de febrero de 2019


La nueva investigación ahora ha profundizado en la conexión entre el apetito, el autocontrol y el cerebro. Cassandra Lowe, becaria postdoctoral de BrainsCAN en la Western University de Ontario, Canadá, lideró al equipo de científicos que examinaron el vínculo entre la obesidad y el área del cerebro que típicamente asocian con el autocontrol: la corteza prefrontal.

Lowe y sus colegas se preguntaron si había variaciones individuales en la estructura y funcionalidad de la corteza prefrontal que podrían "predisponer" a alguien a consumir demasiados "alimentos ricos en calorías". Por otro lado, cuestionaron si la obesidad conduce a cambios en la estructura y funcionalidad de esta área del cerebro.

Como Lowe y sus colegas explican en su trabajo, los estudios neurocientíficos existentes se han centrado hasta ahora en los mecanismos de procesamiento de recompensas y en las áreas del cerebro. Es decir, el "cuerpo estriado, cerebro medio, amígdala y corteza orbitofrontal", así como el estriado dorsal liberador de dopamina han sido el foco de mucha investigación. Sin embargo, los autores de la última revisión explican que la corteza prefrontal puede ser igual de crucial. Esta área es importante para la función ejecutiva, la toma de decisiones complejas y la planificación de acciones futuras; El área también actúa como un "filtro" que ayuda a una persona a expresar la respuesta adecuada a una situación social.

Lowe y sus colegas afirman que existe una gran cantidad de investigaciones que sugieren que las personas que tienen menos actividad de la corteza prefrontal, al tomar una decisión, también pueden ser propensas a desear alimentos más ricos en calorías. Estas personas también pueden ser más vulnerables a las señales de los alimentos, como los anuncios de alimentos.Tales comportamientos dicen que los investigadores, a su vez, pueden conducir a cambios en el cerebro que luego conducen a un consumo excesivo de alimentos en una relación que se refuerza mutuamente entre la obesidad y la corteza prefrontal.

"Se ha demostrado que el ejercicio aumenta la actividad en nuestra corteza prefrontal", sugiere Lowe, "que a su vez nos permite ignorar mejor los antojos de alimentos, yendo mucho más allá de su función tradicional como un simple medio para deshacerse del exceso de calorías". Además, "Al concentrarnos en la salud y las consecuencias a largo plazo de los alimentos que ingerimos en lugar de solo saborear, podemos tomar mejores decisiones alimenticias", continúa Lowe, refiriéndose a los beneficios del mindfulness.

La coautora del estudio Amy Reichelt, explica el papel de la corteza prefrontal en los hábitos alimenticios de los adolescentes. "Crear buenos hábitos alimenticios durante nuestra infancia formativa y en la adolescencia podría conducir a una alimentación saludable de por vida y garantizar que la corteza prefrontal funcione correctamente", dice Reichelt.

 

Fuente: Medical News Today

Para más información: https://www.medicalnewstoday.com/articles/324560.php

eLearning | Posgrados 2020
Nutrición y Cáncer
Sociedad Argentina de Nutrición Clínica

Nutrición y Cáncer

INICIA EN 8 DIAS | INSCRÍBETE