Alimentos y Nutrientes - Publicado el 25 de febrero de 2021

Un alto consumo de cereales refinados aumentaría el riesgo de infarto y muerte

Un alto consumo de cereales refinados aumentaría el riesgo de infarto y muerte

En la investigación, publicada recientemente en The British Medical Journal, se analizaron dietas de distintas poblaciones en países de ingresos bajos, medianos y altos a nivel global. El estudio tuvo una duración de 16 años en los cuales se evaluó  a 137.130 personas de 21 países y los investigadores habrían encontrado que la ingesta de cereales refinados, así como también de azúcares añadidos, se habría incrementado considerablemente a lo largo del tiempo.

Los cereales fueron clasificados en tres grupos: cereales refinados, cereales integrales y arroz blanco.

El grupo de los cereales refinados incluyó productos elaborados con harina refinada, como por ejemplo pan blanco, pasta/fideos, cereales para el desayuno, galletas saladas y productos de panadería/postres. En tanto, dentro del grupo de los cereales integrales, se contemplaron harinas integrales (por ejemplo, trigo sarraceno) y cereales integrales intactos o partidos (por ejemplo, avena cortada en acero).

Según los hallazgos de este estudio, comer más de siete porciones de granos refinados por día se habría asociado con un 27% más de riesgo de muerte prematura, un 33 % más de riesgo de enfermedad cardíaca y un 47 % más de riesgo de accidente cerebrovascular.

Por otro lado, no se habrían encontraron efectos adversos significativos con el consumo de cereales integrales o arroz blanco.

En conclusión, el estudio destaca estudio destaca la necesidad recomendar un mayor consumo de alimentos integrales como arroz integral y cebada, y un menor consumo cereales y productos de trigo refinado.