Adulto Mayor - Publicado el 09 de diciembre de 2021

Una dieta rica en productos de origen vegetal podría disminuir el riesgo de deterioro cognitivo en personas mayores

Una dieta rica en productos de origen vegetal podría disminuir el riesgo de deterioro cognitivo en personas mayores

El deterioro cognitivo y la demencia están fuertemente asociados a factores modificables de nuestra vida diaria, como la dieta, y numerosos estudios evidencian el papel protector de ciertos alimentos. 

El trabajo del grupo de Biomarcadores y Metabolómica Nutricional de los Alimentos, de la Universidad de Barcelona (UB) y el CIBERFES ha sido dirigido por la catedrática de la UB Cristina Andrés-Lacueva en el marco de la European Joint Programming Initiative-Healthy Diet for Healthy Life. El mismo se realizó en personas de más de 65 años a las que se ha seguido durante 12 años, en dos ciudades de las regiones francesas de Burdeos y Dijon.

Según explican los autores, se ha estudiado la relación entre el metabolismo de los componentes de la dieta, la microbiota intestinal, el metabolismo endógeno y el deterioro cognitivo, “analizando el papel modulador que tiene la alimentación en el riesgo de sufrir deterioro cognitivo en las cohortes analizadas en este trabajo, de un total de 842 personas, y obteniendo una asociación significativa con ciertos metabolitos”.

En este estudio se habría encontrado una asociación protectora entre los metabolitos derivados del cacao, café, setas, vino tinto, el metabolismo microbiano de los alimentos ricos en polifenoles (como manzana, cacao, té verde, arándanos, naranjas o granada) y el deterioro cognitivo en personas mayores.

Asimismo, se identificó que la 2-furoilglicina, y la 3-methylxantina, biomarcadores del consumo de café y cacao presentaban un papel protector. Sin embargo, la sacarina, derivada del consumo de edulcorantes artificiales, presentaba un rol perjudicial.

Una de las autoras del estudio, la catedrática Mercè Pallàs, señala que “el estudio de la relación entre el deterioro cognitivo, el metabolismo de la microbiota, el de los alimentos y el metabolismo endógeno es imprescindible para la elaboración de estrategias preventivas y terapéuticas que nos ayuden a cuidar nuestra salud cognitiva”.