Efecto de una intervención intensiva en el estilo de vida sobre el peso corporal y la glucemia en la diabetes tipo 2 temprana

Publicado el 18 de junio de 2020


En un ensayo abierto, controlado y aleatorizado denominado DIADEM-I, llevado a cabo en entornos de atención primaria y comunitarios de Qatar, Shahrad Taheri y colaboradores del Centro Médico Weill Cornell (Nueva York, EE.UU.) compararon los efectos de la atención médica habitual con una intervención intensiva basada en el estilo de vida con dos objetivos: la pérdida de peso y la obtención de resultados glucémicos favorables. Los participantes eran diabéticos tipo 2,  con edades de 18 a 50 años, con una diabetes reciente (≤ 3 años), con un IMC de 27,0 kg/m2 o más, y que procedían de la región de Oriente Medio y el norte de África. La intervención intensiva comprendía una fase de reemplazo total de la dieta, en la que los participantes recibían alimentación de fórmula de bajo contenido calórico, seguida de una reintroducción gradual de alimentos con apoyo de actividad física, y una fase de mantenimiento de la pérdida de peso, que también incluía apoyo estructurado sobre el estilo de vida. Los controles recibieron el cuidado habitual, que se basó en las directrices clínicas. El principal resultado fue la pérdida de peso al año de haber recibido la intervención asignada. Finalmente, el análisis se basó en el principio de intención de tratar. Los resultados secundarios clave incluyeron el control y la remisión de la diabetes tipo 2.

Entre el inicio y los 12 meses, el peso corporal medio de los participantes del grupo de intervención se redujo en 11,98 kg (IC del 95%: 9,72 a 14,23) en comparación con 3,98 kg (2,78 a 5,18) para el grupo control. Además, un 21% de los participantes del primer grupo logró más de un 15% de pérdida de peso entre el inicio y los 12 meses, en comparación con 1% de los que siguieron la atención estándar (p < 0,0001). La remisión y la normalización de la glucemia se produjo en 61% y 33% de las personas del grupo intensivo versus 12% y 4% de los controles, respectivamente. 

En resumen, estos hallazgos mostrarían que la intervención intensiva basada en la modificación del estilo de vida conduce a una pérdida de peso significativa a los 12 meses, y se asociaría con la remisión de la diabetes y la normoglucemia en más de 60% y 30% de los participantes, respectivamente. Este enfoque podría lograr  importantes mejoras en resultados cardiometabólicos clave en una gran proporción de jóvenes con DT2 temprana, con posibles beneficios a largo plazo para la salud y el bienestar.

eLearning | Posgrados 2020