Enf. Renales - Publicado el 13 de mayo de 2021

El consumo de bebidas con cafeína, como el café y el té, perjudicarían la salud renal

El consumo de bebidas con cafeína, como el café y el té, perjudicarían la salud renal

La Enfermedad Renal Crónica (ERC) es un problema de salud pública a nivel global, que afecta aproximadamente al 10% de la población mundial adulta y a más del 20% de los mayores de 60 años. Se trata de una enfermedad multifactorial, creciente y costosa, que influye de manera notable en la morbimortalidad y calidad de vida del enfermo renal, especialmente en personas mayores con sobrepeso y obesidad. Por ello, se requieren urgentemente estrategias preventivas poblacionales efectivas y eficientes para combatir o retrasar la progresión de esta enfermedad.

Del estudio participaron 5.851 personas mayores con sobrepeso/obesidad con síndrome metabólico y se exploró la posible asociación entre el consumo de café, té y cafeína, y los cambios a un año en la tasa de filtración glomerular, un marcador de función renal.

Los autores observaron que el consumo de café con cafeína y té, pero no el de café descafeinado, se asociaba con una disminución de la tasa de filtración glomerular al año de seguimiento. Tras considerar posibles factores de confusión, se observó que las personas que toman más de 2 tazas de café con cafeína al día (aprox. 50 ml por taza) presentaron un deterioro superior de la tasa de filtración glomerular que los consumidores esporádicos de café (menos de 1 taza al día) o no bebedores de té. Asimismo, el consumo de más de 2 tazas de café con cafeína al día se asoció con un 19% riego superior de tener una perdida rápida de la función renal.

Jordi Salas, uno de los autores principales del estudio y coordinador del estudio PREDIMED-Plus, señala que "existen efectos secundarios potenciales de la cafeína contenida en estas bebidas que, incluso en dosis de consumo moderadas, pueden influir en el estado cardiovascular a través de la ERC y son motivo de preocupación para la población en general y especialmente para las personas susceptibles o en riesgo”.

Salas explica además que “se trata de un estudio observacional, por lo que los resultados deben confirmarse mediante un ensayo clínico”. Si se demuestra, los consejos sobre el consumo de café y té junto con la ingesta de cafeína deberían incluirse en las estrategias nutricionales para la prevención de la enfermedad renal, particularmente en adultos con alto riesgo.

Fuente: Acta Sanitaria

Para más información: https://www.actasanitaria.com/consumo-bebidas-cafeina-salud-renal/