- Publicado el 11 de enero de 2022

Los adolescentes que duermen poco consumirían más azúcar

Los adolescentes que duermen poco consumirían más azúcar

Los datos de la Academia Estadounidense de Pediatría informan que el 73% de los estudiantes de secundaria duermen menos de las ocho a diez horas recomendadas cada noche.

Una nueva investigación de BYU realizada en el Cincinnati Children's Hospital Medical Center señala que la falta de sueño incrementaría el riesgo de aumento de peso y otras enfermedades cardiometabólicas entre los adolescentes debido a que este grupo etario tendría peores hábitos alimenticios al dormir menos.

El estudio, publicado recientemente en la revista médica SLEEP, analizó los patrones de sueño y alimentación de 93 adolescentes durante dos condiciones de sueño: pasar seis horas y media cada noche en la cama durante una semana (sueño corto) y pasar nueve y media horas cada noche en la cama durante otra semana (sueño saludable). 

Para realizar esta investigación se midieron la ingesta calórica, el contenido de macronutrientes, los tipos de alimentos y la carga glucémica de los alimentos consumidos por los adolescentes. Entre los resultados arrojados se habría encontrado que los adolescentes que dormían poco consumían mayor cantidad de alimentos de alta carga glucémica, alimentos con alto contenido de carbohidratos y azúcar agregada, o bebidas azucaradas, en comparación con una situación de sueño saludable. Estos cambios se produjeron principalmente a última hora de la noche (después de las 9:00 p. M.). Los adolescentes con pocas horas de sueño también comieron menos frutas y verduras durante todo el día.

Este trabajo encontró que los adolescentes que dormían poco consumían 12 gramos adicionales de azúcar al día. Dado que la mayoría de los adolescentes no duermen lo suficiente durante las 180 noches del año escolar, 12 gramos adicionales de azúcar agregada cada día podrían resultar en más de 2.5 Kg de azúcar extra cada año.

"Sabemos que la obesidad pediátrica es una epidemia y nos hemos centrado en muchas intervenciones para tratar de abordarla, pero el sueño no es una de las cosas en las que los investigadores tienden a centrarse", señaló la Dra. Kara Duraccio, profesora de psicología clínica y del desarrollo de BYU y autora principal del estudio. 

Fuente: IntraMed

Para más información: https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=99996