Según un nuevo estudio, hasta 25 tazas de café al día son seguras para el corazón

Publicado el 03 de junio de 2019


La investigación, dirigida por el profesor Steffen Petersen, se ha presentado en la Conferencia de la Sociedad Cardiovascular Británica, en Manchester, y ha sido financiada en parte por la Fundación Británica del Corazón.

El estudio de más de 8.000 personas en el Reino Unido desacredita los estudios anteriores que afirman que beber café aumenta la rigidez arterial. Las sugerencias anteriores que el consumo de esta bebida provoca arterias más rígidas son «inconsistentes».

El consumo de café se clasificó en tres grupos para el estudio. Los que beben menos de una taza al día, los que beben entre una y tres tazas al día y los que beben más de tres. Se excluyó a las personas que consumían más de 25 tazas de café al día, pero no se asoció un aumento de la rigidez de las arterias en las personas que bebían hasta este límite en comparación con las que bebían menos de una taza al día.

Las asociaciones entre el consumo de café y la rigidez de las arterias se corrigieron por factores como la edad, el sexo, el origen étnico, si era fumador, la estatura, el peso, la cantidad de alcohol que bebían, lo que comían y la presión arterial alta.

De los 8.412 participantes que se sometieron a exámenes de resonancia magnética y pruebas de ondas de pulso infrarrojas, la investigación mostró que los mayores bebedores café tenían más probabilidades de ser hombres, fumar y consumir alcohol regularmente.

«Si bien no podemos demostrar un vínculo causal en este estudio, nuestra investigación indica que el café no es tan malo para las arterias como sugerirían estudios anteriores. Aunque nuestro estudio incluyó a individuos que beben hasta 25 tazas al día, el promedio entre el grupo con mayor consumo de café fue de 5 tazas al día. Nos gustaría estudiar a estas personas más de cerca en nuestro trabajo futuro para que podamos ayudar a establecer límites de seguridad», explica el doctor Kenneth Fung, que dirigió el análisis de datos para la investigación en la Universidad Queen Mary de Londres.