Tener una buena microbiota reduciría el riesgo de infección por COVID-19

Publicado el 06 de noviembre de 2020


El nuevo coronavirus Síndrome respiratorio agudo severo Coronavirus 2 (SARS-CoV-2) que ha surgido hace 11 meses en China y es responsable de la pandemia mundial de la enfermedad COVID-19 y está fuertemente asociado con síntomas respiratorios durante la infección. Pero en miles de personas también se han identificado síntomas gastrointestinales, como diarrea, vómitos, náuseas y dolor abdominal.

La puerta de entrada del virus a nuestro cuerpo son los receptores llamados ACE - TMPRSS2 que se producen a partir de los genes con el mismo nombre. Se expresan en más de 150 tipos de células en el cuerpo con una mayor expresión en los alvéolos (células pulmonares encargadas de la oxigenación de la sangre), los intestinos (intestino delgado y el colon) y riñón. Por lo tanto, cuando el virus infecta el intestino se produce inflamación generando disbiosis. La microbiota tiene un rol clave en el sistema inmune ya que se estima que el 80% está presente en este órgano del aparato digestivo. Es fundamental tener una microbiota balanceada para evitar la disbiosis, o sea, el desequilibrio microbiano.

Varios estudios científicos han demostrado que la disbiosis en humanos se asocia con múltiples alteraciones gastrointestinales, así como también enfermedades crónicas frecuentes no-gastrointestinales como obesidad, diabetes, arterioesclerosis, asma y trastornos del espectro autista. Además, hasta un 15% de las personas con infección por COVID-19 pueden presentar manifestaciones gastrointestinales como falta de apetito (anorexia), dolor abdominal, náuseas, vómitos y diarrea, como lo expresa el reciente trabajo publicado por el doctor Jilei Zhang y colaboradores de la University de Illinois en Chicago, EEUU en la revista científica Genes & Disease de acuerdo a varios estudios científicos publicados con anterioridad y relacionado al tema.

Según los investigadores, el artículo se centra en los síntomas gastrointestinales y la fisiopatología de la enfermedad COVID-19. La evidencia sugiere que el tracto gastrointestinal podría ser un objetivo viral para la infección por SARS-CoV-2.

eLearning | Posgrados 2020